¿Qué es la estabilización de taludes?

Un talud es la inclinación que se da a ciertas tierras para que sujeten otras. Es de suma importancia que tenga forma de un triángulo rectángulo en el que el lado mayo es el declive de la superficie. Uno de los lados es la superficie del talud, que a fin de cuentas será el que soporte todo el peso del terreno. Esta base se puede conocer por el nombre de ‘escarpa’ o ‘glacis’. Cuando la altura es mayor que la base se le conoce como escarpa, mientras que, si es menor, se le denomina glacis.

Dentro de la geotecnia existe un campo especializado en la estabilidad de taludes. Se trata de un estudio que analiza la estabilidad de estas inclinaciones y que es obligatorio antes de llevar a cabo un proyecto. Especialmente cuando este es de categoría civil. Los desniveles son las principales consecuencias de esta inestabilidad, y se puede dar por varios supuestos:

  • Razones geológicas: laderas inestables, meteorización, orografía acusada, etc.
  • Obras de ingeniería: rellenos y/o excavaciones relacionadas con obras civiles o minería.
  • Cambios en el nivel freático: estos pueden darse por algunas obras u acciones realizadas por el hombre o por diversas situaciones estacionales.

La estabilidad de un talud depende en gran manera del material del que esté formado este, así como la presión que soporte debido a los empujes a los que se les somete. Hay dos tipos de taludes: de rocas o de tierra. Cada uno de ellos requiere de un análisis y estudio diferente.

Qué tipos de inestabilidad de taludes hay

En los estudios se encuentran varios tipos de inestabilidad, cada uno provocado por distintas causas. Estos son algunos:

Desprendimientos

Estos movimientos son provocados por la falta de apoyo y poca cantidad de terreno. Se puede determinar como desprendimientos a las rocas que caen por una ladera por la falta de apoyo bajo ellas.

Corrimientos

Los corrimientos son deslizamientos de la tierra que se producen cuando el terreno es inestable. En ese caso, la superficie busca otro terreno con mayor estabilidad en la que asentarse. Este tipo de inestabilidad se puede corregir a nivel de ingeniería.

Taludes rocosos

Como dijimos anteriormente, los taludes de tierra necesitan otro tipo de estudio y presentan otros problemas distintos a los rocosos. El estudio de los taludes rocosos se realiza en dos partes. Por un lado, se analiza la estructura del corte realizado para reconocer la orientación que tiene las discontinuidades que podrían provocar una inestabilidad. El segundo paso es un análisis de estabilidad a través de un método de equilibrio límite con el fin de comparar la fuerza del talud con la fuerza que provoca fallos e inestabilidades en el talud.

Analizar la inestabilidad de los taludes es un punto clave que llevar a cabo antes de realizar cualquier obra o construcción civil. Si necesitas ayuda para ello, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú